Experiencias gastronómicas Bariloche: Contempla las magníficas vistas y la reconfortante cocina de Bariloche

Enclavada en las colinas del Parque Nacional más antiguo de Argentina, el Nahuel Huapi, San Carlos de Bariloche tiene el sincero encanto de una pequeña ciudad alpina. Más comúnmente conocida como Bariloche, este tranquilo lugar se encuentra al pie de los Andes, y ofrece un sinfín de actividades para aquellos que aman el aire libre. Desde el senderismo por bosques, cascadas y glaciares, hasta el esquí en las cumbres, la ciudad es un paraíso para los amantes de la naturaleza, así como para los amantes de la gastronomía que buscan una escapada sabrosa. Junto con las especialidades típicas argentinas, la herencia alemana de la ciudad hace que Bariloche tenga algunas influencias europeas en su cocina, lo que la diferencia de cualquier otra cosa que puedas encontrar en las cercanías.

TE PUEDE INTERESAR: Experiencias gastronómicas: las mejores escapadas para foodies a lo largo y ancho del mundo

Como es de esperar de un lugar conocido como el “Distrito de los Lagos de Argentina”, Bariloche es el lugar perfecto para probar la pesca. Las aguas del Lago Nahuel Huapi son el hogar de muchos peces de agua dulce, incluyendo la trucha arco iris, la caballa y el salmón. Los lugareños suelen pasar las tardes de verano en Bariloche disfrutando de las vistas desde sus verandas, para poder disfrutar de la pesca más fresca del día.

A medida que se acerca el invierno, la cocina de Bariloche adquiere un aspecto más reconfortante. Se sirven abundantes guisos de cordero patagónico en generosas porciones, y la suculenta carne se adoba en sal, ajo y aceite de oliva antes de ser asada en la parrilla. Los corderos en esta parte del mundo son de libre elección, y muchos visitantes han afirmado que Bariloche cocina los mejores platos de cordero de toda la Argentina.

Las empanadas son otro manjar que a menudo se encuentra en los menús de Bariloche. Con la opción de dulce y salado, puede mordisquear a gusto, sorprendido al descubrir que casi cualquier cosa puede ser rellenada en estos pasteles de harina de trigo. Desde bagre, cordero o carne de res hasta peras de jengibre caramelizadas, las empanadas son un bocadillo perfecto para los entusiastas de la vida al aire libre.

Las casas de té frecuentan la costa y las colinas de Bariloche, y son especialmente populares en los meses de invierno más fríos. No hay nada como calentarse con un té de menta fresca mientras se mira a través de las montañas nevadas. Las bayas frescas sumergidas en chocolate derretido ofrecen otro descarado calentador de invierno, mientras que muchas casas de té cambian a deliciosos helados caseros cuando el clima cambia. En la calle Bartolomé Mitre hay pintorescas tiendas de chocolate negro argentino.

No es de extrañar que un lugar en un entorno tan extraordinario ofrezca experiencias gastronómicas igualmente extraordinarias. Una de ellas se puede encontrar en La Cueva, un restaurante construido en una cueva de montaña y al que sólo se puede acceder con una moto de nieve. Llegar a La Cueva es una aventura en sí misma, pero llegar a una copa de champán y una fondue de queso, y disfrutar de ambos junto a una hoguera, hacen que esta misión gastronómica valga la pena.


  • Rutas culinarias en Bariloche
  • Catas de vino en Bariloche
  • Clases de cocina en Bariloche
  • Paseos gastronómicos en Bariloche
  • Como con los locales en Bariloche

Publicaciones Similares